taronja-1.png
verd-y.png
blau clar-4.png
AzulOscuro.jpg

Las plantas transforman la energía radiante del Sol en energía química a través de la fotosíntesis, y parte de esa energía química queda almacenada en forma de materia orgánica o biomasa. El aprovechamiento de la energía de la biomasa se puede hacer directamente por combustión, mediante una caldera de biomasa, produciendo energía térmica.

La combustión de biomasa no genera emisiones netas de dióxido de carbono. 

El balance de CO2 es neutro ya que el CO2 que se desprende a la atmósfera con la combustión había sido captado por las plantas durante su desarrollo: mediante la fotosíntesis se libera oxígeno y el carbono se almacena en la biomasa de las plantas.

Biomasa APLER

Las calderas de biomasa actuales ofrecen una prestaciones muy altas (elevado rendimiento, alimentación automática, emisión de humos reducida) siendo un fácil substituto de las calderas convencionales de gas o gasoil para cualquier tipo de aplicación, desde viviendas  unifamiliares a grandes infraestructuras.

El coste de la biomasa es mucho más bajo que el de los combustibles fósiles, lo que permite una rápida recuperación de la inversión y significativos ahorros posteriores.


Enlaces de interés

Normativa y legislación, subvenciones

Servicios